#2
Septiembre 2007

La e-revista para los precursores de la nueva educación.

 

Dedicamos este trabajo a todos los niños/as del mundo y a los por venir.

 

En esta edición...

•¿Qué nuevos paradigmas introducen estos niños?
•Niños “antenas”
•Niños co-creadores
•Niños Quanticos
•Niños del amor

 

Enviar e-mail
Ver web
Listo para imprimir

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Moderadora:
Noemi Paymal
(591) 772 17 913 Edición:
Ana Gonzáles, Yerko Guillén.
DiseñoWeb:
Sergio Silvestre L.

001

 

Niños quánticos, parte II

002
¿Qué nuevos paradigmas introducen estos niños?

Aprendemos con los niños de hoy, especialmente con los nacidos después del año 2000, a movernos con los nuevos paradigmas del Universo cuántico (o Multiverso), que también son las pautas de la nueva sociedad que se perfila con ellos y ellas.

                     Nuevos paradigmas

Viejos paradigmas

De la energía y la intención se manifiesta la materia.

La materia se sitúa sobre la energía.

El tiempo y el espacio son relativos. El tiempo va en varias direcciones y podemos tener tiempos/espacios paralelos.

El tiempo fluye en una sola dirección y el espacio es fijo.

Hay varios niveles dimensionales y el ser humano puede pasar de uno al otro.

El espacio es tridimensional y perceptible sólo por los cinco sentidos habituales.

Los hechos son inciertos e impredecibles.

Todo es materia y la materia es inmutable.

Ondas y partículas se alternan unas con otras.

Ondas y partículas están separadas.

Sólo pueden medirse probabilidades.

Exactitud de la mecánica newtoniana.

Causa y efecto son fluidos, no se distinguen.

Las causas y efectos son lineales y estáticos.

Nacimiento y muerte suceden de modo holístico.

Los organismos nacen, se desarrollan y mueren de manera lineal.

La información está inmersa en la energía.

La energía y la información están disociadas.

Existe la energía en todo, es luz y amor.

La energía en un instrumento para un fin materialista.

Cuadro tomado y ampliado de Juan Orsini, “La física quántica espiritual” [1].

Se entiende entonces que los cambios de paradigmas son enormes y a veces ponen incómodos a los adultos, especialmente a los papás y profesores de estos niños nuevos, los cuales se ven confrontados básicamente con todo lo aprendido y con su modo mismo de vivir y de pensar.

Niños “antenas”

003El Doctor Shichida cree que el cerebro está cableado para responder a un rango de frecuencias, tanto visibles como invisibles. Existe un número infinito de frecuencias que atraviesan nuestros cuerpos y cerebro en todo momento. Algunas de estas frecuencias pueden ser percibidas por los humanos de manera conciente y otras de forma inconsciente. Las personas que tienen la capacidad de percibir una mayor gama de frecuencias son llamadas “personas multisensoriales”.
La expresión “niño o niña sensible”, añade el Dr. Shichida, también se ha utilizado para describir a los niños que parecen ser ultra perceptivos a las frecuencias de la luz y del sonido que se encuentran más allá del rango percibido normalmente por el ser humano. También se les dicen niños “antenas”. Pueden estar en estado de ondas alfa o theta sin dificultades y así captar más información.

Niños co-creadores

La gran enseñanza que vienen a dar los niños de hoy es la noción de co-creación. Juan Orsini [2] explica, a nivel quántico, lo siguiente: “A través de un experimento realizado por científicos, con un acelerador de partículas atómicas, se pudo comprobar que los electrones que giran en órbitas alrededor del núcleo de un átomo, sólo manifiestan y ordenan sus características particulares cuando la conciencia humana posa su atención en ellos y los visualiza desde su vehículo tridimensional o cuerpo físico. En sus intentos por comprender las leyes que rigen el mundo de las partículas subatómicas, la física cuántica ha demostrado que el hombre, al observar la materia desde su conciencia humana, altera el mundo subatómico. Esto nos ha llevado a muchas conclusiones científicas, morales y espirituales. En otras palabras, la física cuántica ha demostrado que somos co-creadores del Universo junto con Dios”.

Eso significa que la oración, las afirmaciones positivas (es importante enseñar esto a los niños en las escuelas desde temprana edad, como propone Louise Hay), la meditación, la visualización creativa, la mayoría de las herramientas bio-inteligentes y bio-mórficas. Son tantas herramientas a disposición del ser humano, tanto en el dominio de la educación como en el desarrollo personal y en la sanación. Muchos de los niños pequeños de hoy (2007)  manejan naturalmente estas herramientas, lo que les permitirá ser futuros co-creadores concientes y lúcidos, sino coartamos esta habilidad. “Estas funciones interactúan con la realidad de manera específica en el mundo quántico que es la matriz del mundo material, ya que es aquí donde la energía se convierte en materia”, acota Juan Orsini.

Salto quántico

Los niños de hoy aprenden por “saltos”; es decir, que su proceso de aprendizaje es similar al proceso de los electrones que se alistan para un salto quántico:

  1. Primero hay excitación, en la forma de un estimulo intelectual y/o impulsos del cerebro emocional; por ejemplo, a través del juego, un reto de cualquier orden, una emoción fuerte, una ceremonia sagrada o una iniciación.
  2. Esto provoca, a su vez, caos, agitación y aparente desorden.
  3. Luego llega un salto, tipo salto quántico; es decir, no gradual sino instantáneo, parecido al fenómeno del insight (o comprensión instantánea) como afirman los psicólogos.
  4. Y un nuevo orden, un nuevo conocimiento está establecido, una nueva información asimilada, un nuevo nivel de conciencia adquirido.

Es importante captar en plenitud este proceso para entender a los niños y niñas y jóvenes de hoy. En efecto, esto explica:

  1. Su manera de aprender no lineal.
  2. Su necesidad de caos (La cual es paradójico con su necesidad de orden propio y “¡que no se le toque nada!”).
  3. Su rapidez para asimilar conocimientos.
  4. Su constante movimiento.
  5. Y su demanda de estímulos alternativos y creativos que sea de carácter emotivo-intelectual, lúdico-    holístico y/o sagrado-místico.

Niños del amor

El amor es la clave – ¡para todos! Por ejemplo, en las academias infantiles Shichida, en Japón, los padres y maestros trabajan juntos para atender las necesidades integrales del niño: corazón, mente, cuerpo y alma. Cuando se proporciona esta base, los niños y las niñas se muestran ávidos por aprender y sobresalir mucho más allá de sus más fantásticos sueños. El Dr. Shichida dice: "Si usted ama a su hijo, ya le está enseñando”.
Y cuando los adultos utilizan las mismas técnicas en sus propias vidas tienen destellos de inspiración que les orientan en el trabajo y en las situaciones cotidianas; toman decisiones precisas, veloces, sobre la marcha, en cualquier sitio y a cualquier hora.
Cuadro de texto: Si usted ama a su hijo, ya le está enseñando.

 

[1] http://www.astrolabio.net/esoterico/articulos/104778692270137.html, p:1

[2] http://www.astrolabio.net/esoterico/articulos/104778692270137.html, p:3

Este correo es un servicio de Pedagooogía 3000. Si deseas:

- SURCRIBIRTE, envía un mensaje a boletin@pedagooogia3000.info , asunto: inscripción
- CANCELAR la suscripción, envía un mensaje a baja@pedagooogia3000.info, asunto: baja

 


Exhortamos a distribuir este material, sin fines comerciales, por vía electrónica o impresa, siempre y cuando se respeten los créditos del servicio, los autores, así como se mencionen la fuente y el enlace.

Copyright © 2007 Noemi Paymal y Pedagooogía 3000 MR