#29
Julio 2008

La e-revista para los precursores de la nueva educación.
Dedicamos este trabajo a todos los niños/as del mundo y a los por venir.

 

En esta edición...

Importante! Entiendo mis propios cambios

Enviar e-mail
Ver web
Listo para imprimir

 

 

 

 

 

 

 

Moderadora:
Noemi Paymal
(591) 772 17 913
Edición:
Miguel A. Laura
DiseñoWeb:
Sergio Silvestre L.

001

 

 

¡Importante! Entiendo mis propios cambios

OndasLos científicos demostraron que la frecuencia de la tierra, las ondas llamadas de Schumann, han  sido de 7.8 hertzios por miles de años. Dicen que esta frecuencia influye directamente a través del hipotálamo a todos los mamíferos, seres humanos, ballenas y delfines. Informes recientes establecen ahora que la frecuencia Schumann subió a 11 hertzios en 2003 y sigue subiendo con picos a 13 hertzios e incluso a 15 hertzios en tan sólo ocho años, lo que implica grandes cambios electro-magnéticos y también cambios acelerados en nuestras células, sistema nervioso central (SNC) y ADN (Según los científicos W. O. Schumman, 1952 y Konig, 1954).

Ondas Estos rápidos cambios energéticos se pueden traducir en el ser humano en frustración, inestabilidad y saltos repentinos de humor. A nivel físico, se puede crear síntomas como desórdenes nerviosos, desequilibrio en el sistema nervioso central, varios tipos de fiebres. A nivel cerebral, se puede producir desequilibrios en el sistema de ondas cerebrales mientras empieza a haber un reajuste a la nueva energía. 
Recomendamos a los adultos, más que todo a los padres y docentes, por su interacción diaria con niños que son portadores precisamente de esta nueva energía:

  1. Cuidar los extremos emocionales, tranquilizarse, hacer ejercicios físicos para equilibrarse.
  2. Organizar y simplificar nuestra vida para manejar mejor las oscilaciones entre gran fatiga y periodos de elevada energía. 
  3. Comer sanamente y tomar mucha agua pura para desintoxicarnos.
  4. Para combatir la tendencia a la desconcentración y al estrés, hacer ejercicio de arraigo o enraizamiento.
  5. Interactuar con los cuatro elementos y especialmente los elementos tierra y agua.
  6. Ayudarnos de música tranquila, sonidos terapéuticos y de ser necesario, recurrir a terapia neuro-muscular, terapia sacro-craneal, remedios homeopáticos, terapias con gemas, florales u otros procesos terapéuticos alternativos de nuestro agrado.
  7. Empezar a organizar escuelas para papás, futuros papás, abuelos (Los nietos y bisnietos tienen en general una relación muy estrecha con sus abuelos), donde puedan recibir información sobre los niños, niñas y jóvenes del Tercer Milenio, compartir herramientas prácticas, hacer saber de sus retos y a la vez mejorar su propio desarrollo interior y personal.
  8. Meditar regularmente es importante para re-encontrarse.
  9. Expresarse libremente, pero sin ira, con madurez, para no somatizar las emociones reprimidas en el cuerpo físico.

Nosotros también tenemos las mismas facultades que los niños de hoy, pero de forma latente. Sólo se trata de despertar nuestros talentos escondidos en nuestro ADN.

Foto 01: Ondas llamadas de Schumann, tomado de: eldiariodepepe.blogspot.com
Foto 02: ADN, tomado de: www.andaluciaimagen.com

Este correo es un servicio de Pedagooogía 3000. Si deseas:
- SURCRIBIRTE, envía un mensaje a boletin@pedagooogia3000.info , asunto: inscripción
- CANCELAR la suscripción, envía un mensaje a baja@pedagooogia3000.info, asunto: baja

Exhortamos a distribuir este material, sin fines comerciales, por vía electrónica o impresa, siempre y cuando se respeten los créditos del servicio, los autores, así como se mencionen la fuente y el enlace.
Copyright © 2008 Noemi Paymal y Pedagooogía 3000 MR